Norberto


 

Vivo en La Plata desde que la ciudad me vio nacer, el 17 de setiembre de 1968.
Tras los estudios primarios (Escuela Nº 16) y secundarios (Liceo Víctor Mercante), desorienté a quienes me conocían: inicié la carrera de Diseño en Comunicación Visual en la Facultad de Bellas Artes, Universidad Nacional de La Plata. Es que hasta entonces me destacaba por sacar cuentas, por ser estudioso, por portarme bien y por los rulos.
Ya recibido de diseñador, en 1992, formé Qubbus junto a Eduardo Heras. Yo sabía que íbamos a llegar muy lejos (hoy Eduardo está trabajando en Luxemburgo). En 1995 me asocié con Silvio Somma. En el estudio desempeño diversas tareas, pero nunca me ocupo de cebar mate.
Desde 1988 ejerzo mi vocación docente como integrante de la cátedra de Taller de Diseño en Comunicación Visual I A de la Facultad de Bellas Artes, U.N.L.P. Ni bien pude, implementé mi Plan Nacional de Reclutamiento de Talentos con exitosísimos resultados: se integraron a Qubbus los alumnos/diseñadores Cristian Caggiano (hoy en Buenos Aires haciendo páginas web a grandes empresas), Victoria Camiña (diseñando en su Pedro Luro natal) y Celeste Olivieri (también en Buenos Aires haciendo páginas web en una "incubadora" de portales y proyectos de internet).
Me enfrento al teclado, procurando ser claro y conciso en lo que expresan mis textos. El indómito scanner pretende capturar imágenes, diría que por inercia. Me sumerjo en la web, leo los e-mails, redacto un par de respuestas y acabo de anotar una idea brillante en el borde de un papelito, ¿la podré plasmar? Un instante de calma que es interrumpido por el llamado de un amigo que quiere saber cómo instalar una tipografía. 0-600-QUBBUS no existe, pero sería un éxito.
Los grandes estudios y las poderosas agencias se nutren -a veces- de buenos profesionales. A mi me gustaría trabajar para una corporación de primer nivel, pero me entusiasma más ponerme la camiseta de Qubbus.

 

P. D.: No me gusta preparar mi curriculum. Nunca lo hice. No comparto la idea de evaluar a una persona por lo que dice su "ficha". Hay cualidades y condiciones que no se reflejan en palabras: la actitud, el compromiso, la responsabilidad, las ganas. Prefiero que me conozcan personalmente.